Loading the content...
Navigation
Archivos con etiquetas:

aftersun

Lo que debes saber de las radiaciones UVA – UVB e IR-A

Las radiaciones ultravioletas (o rayos UV) se originan en el sol y suelen ser beneficiosas cuando se reciben en pequeñas cantidades, ya que ayudan a la producción de la vitamina D en el cuerpo. Sin embargo, cuando se reciben en cantidades excesivas sin protección son dañinas, ya que pueden generar quemaduras, envejecimiento prematura y graves enfermedades cutáneas, por lo que siempre es necesaria una adecuada protección solar.

Por eso, debemos tener especial cuidado cuando los rayos UV se intensifican, por ejemplo: cuando hay pocas nubes en el cielo, cuando el sol está en ángulo de 90 grados con respecto al suelo, cuando estamos en una región cercana a la línea del ecuador o cuando estamos en una zona donde se reflejen los rayos UV en el suelo (como en la playa).

La radiación UV puede dividirse según su longitud de onda en tres grandes tipos:

• La radiación UVA: Es la de mayor longitud de onda, por ello penetra en mayor cantidad en la piel. Su alto nivel de energía aumenta la formación de radicales libres, produciendo un envejecimiento prematuro y daños permanentes en la dermis. Es también responsable de fotoenvejecimiento de la piel y las manchas solares.
• La radiación UVB: Esta radiación es la responsable tanto del bronceado, como del eritema solar, sólo llega hasta la epidermis.
• La radiación UV-C: Es la que contiene mayor energía, pero es a la vez la menos peligrosa, ya que no llega a la superficie terrestre, gracias a la capa de ozono.

La radiación IR también se divide según la longitud de onda en IR-A, IR-B e IR-C.

• La radiación IR-A: es la única radiación capaz de penetrar hasta las capa más profunda de la piel, la hipodermis. Las consecuencias de no usar un fotoprotector activo frente a IR-A son: envejecimiento prematuro y deshidratación, provocando arrugas profundas, pérdida de firmeza y pérdida de elasticidad de la piel.
• Las radiaciones IR-B e IR-C: Son las responsables del efecto térmico (calor), de la radiación. No se han demostrado efectos sobre la piel.

Te ofrecemos algunas recomendaciones para evitar que las radiaciones UV-A,UV-B e IR-A dañen tu piel:

Intenta no pasar demasiado tiempo en el sol. Ubícate, siempre que puedas, en un lugar donde haya sombra.
Utiliza un fotoprotector completo (UV-A, UV-B e IR-A) como el que ofrece Ladival® el único protector solar que ha demostrado, científicamente, tener una formulación activa frente a este tipo de radiación.
Después de tomar el sol hidrata la piel con productos adecuados.
Si tienes fotosensibilidad, alergia al sol, acné, o atópia, asegúrate de utilizar fotoprotectores especialmente indicados. Un fotoprotector SIN, evita cualquier tipo de reacciones fototoxicas.

Recuerda que la piel es el órgano más grande, cubre todo nuestro cuerpo, y merece el mejor de los cuidados.

Las mejores playas de Europa

Aunque el Caribe suele ser el destino mejor apreciado en cuanto a playas se refiere, la verdad es que las costas europeas no están muy lejos en preferencia ante estos paraísos tropicales; dentro del territorio europeo los temporadistas pueden disfrutar de playas hermosas con un nivel de seguridad importante.

Leer Más

Protegiendo la piel de los niños

proteger correctamente a los niños ante el solCon la llegada del buen tiempo y el calor, los niños pasan más tiempo en la calle expuestos a la radiación del sol. Ya sea en la piscina, la playa o en el parque, la protección solar en los pequeños es fundamental para evitar quemaduras y futuros problemas en la piel.

El sol es beneficioso para los niños, ya que estimula la síntesis de la vitamina D, favorece la circulación sanguínea y ayuda a paliar algunos problemas de la piel, eso sí, siempre que se tome con las debidas precauciones. ¿Por qué es importante este punto?

La piel de los niños y de los bebés es más sensible que la de los adultos y tiene memoria. Esto significa, que los daños provocados por el sol durante la infancia, son acumulativos, irreversibles y sus consecuencias pueden terminar manifestándose en la edad adulta. Para evitar esto es recomendable seguir estas recomendaciones:

Limitar el tiempo de exposición de los más pequeños.
Aplicar la protección no sólo cuando vayamos a la playa o la piscina, sino también cuando los niños vayan a estar en la calle expuestos a los rayos solares.
• Evitar que estén bajo el sol en las horas de mayor radiación (de 12 a 17 horas).
• Poner la crema protectora al menos unos 30 minutos antes de salir de casa.
• Si vamos a la piscina o a la playa, usar un protector resistente al agua para garantizar la protección en todo momento.
Aplicar aftersun al finalizar la exposición solar para refrescar la piel de los pequeños y favorecer la recuperación de su piel.
• Protegerlos siempre con gafas de sol, gorras y sombreritos.

Para garantizar un perfecto cuidado de la piel de los más pequeños, Ladival ha creado una gama de productos especialmente indicada para niños y pieles atópicas o con tendencia atópica. No incluyen conservantes, colorantes, perfumes, ni emulsionantes PEG y además ofrecen una alta resistencia al agua, para que puedan jugar y divertirse sin perder protección.

La importancia del Aftersun

gel crema aftersun Ladival
Cuando volvemos de la piscina, la playa o la montaña, es posible que notemos nuestra piel más seca de lo habitual. Esto sin duda es efecto de la radiación solar y para reparar ese daño causado, es importante que rehidratemos nuestra piel con un buen aftersun. Un producto imprescindible, que no puede faltarnos en estos días que pasamos más tiempo bajo el sol.

¿Qué es el aftersun?
Es un producto cosmético ideado para rehidratar la piel y aliviar los efectos producidos por una exposición excesiva al sol. Su función es muy importante, ya que contribuye a restablecer el equilibrio hidrolipídico de la epidermis, manteniendo el nivel de humedad de la piel.
Nuestra piel contiene un alto porcentaje de agua repartida en diferentes capas y esta se va perdiendo debido al efecto de la radiación solar. Para evitar esta deshidratación es muy importante restituir el agua perdida, aplicándonos el aftersun.

¿Cuándo debemos usarlo?
Normalmente nos aplicarnos el aftersun sólo cuando nos hemos quemado, pero eso es un error. A pesar de que en la piel no se aprecien irritaciones o quemaduras, si esta ha adquirido un tono moreno o bronceado, es señal de que ya se ha sufrido una agresión y por lo tanto es necesario reparar ese daño con el aftersun.

¿Qué beneficios nos aporta?
• Reduce el enrojecimiento de la piel
• Hidrata, aportando agua a las capas superficiales y más profundas de la piel
• Aporta nutrición y suavidad para evitar que la piel se descame, se pele y que aparezcan arrugas
• Previene el envejecimiento prematuro de la piel
• Aporta frescor, calmando la sensación de calor y tirantez
• Contribuye a conseguir un bronceado más duradero

Como vemos, el aftersun es un elemento imprescindible que no puede faltar en nuestro kit de protección solar para este verano.

Kit de protección solar

Estamos en plena época de vacaciones y seguro que más de uno ya tiene las maletas preparadas para pasar unos días de relax lejos del hogar. Independientemente de que vayamos a la playa o a la montaña, hay algo que no puede faltar en nuestro equipaje: un buen “kit de protección solar”. Es decir, un neceser con aquellos productos que mantendrán nuestra piel protegida de la radiación solar. ¿Qué debemos incluir?

Protector solar:
No debemos salir a la playa, la montaña o la piscina sin un buen protector solar. En función del tipo de piel que tengamos necesitaremos un factor de protección u otro. Para calcularlo podemos usar esta calculadora que nos sugerirá el factor de protección más adecuado a nuestro tipo de piel.
Las pieles sensibles, con alergia al sol o con tendencia acneica deberán usar un protector específico como los de la gama Ladival Allerg. Si vamos a realizar deportes al aire libre, necesitaremos una protección más específica, resistente al agua, pero también al sudor, y de protección inmediata como Ladival Spray Transparente.

Aftersun:
Cada vez que nos expongamos al sol, deberemos favorecer la recuperación de nuestra piel aplicándonos un buen aftersun. Este nos ayudará a regenerar la piel y nos proporcionará una agradable sensación de frescura y suavidad en la piel. Ladival ha desarrollado una gama de aftersun específicos para pieles sensibles y con intolerancia al sol y otros para niños o pieles con tendencia atópica.

Stick labial:
Al igual que ocurre con otras partes del cuerpo, los labios también son sensibles a la radiación solar. Para protegerlos, nada mejor que utilizar un protector o bálsamo labial que evite que se resequen y quemen cuando nos expongamos al sol.

Gafas de sol:
El sol no solo puede ser perjudicial para nuestra piel, también puede serlo para nuestros ojos. Por eso es fundamental que los protejamos con unas buenas gafas de sol. Debemos tener en cuenta que los ojos son veinte veces más sensibles que la piel a los rayos solares, por lo que es de vital importancia protegerlos con unas gafas con un alto grado de filtración. De ese modo podremos evitar problemas como la fotoqueratitis, daños en la córnea, cataratas y alteraciones conjuntivales, algunos de los principales problemas que puede provocar la exposición solar sin protección en nuestros ojos.

Back to top