Loading the content...
Navigation
Archivos con etiquetas:

hidratación

La importancia de proteger los labios del sol y del frío, en invierno

¿Os habéis parado a pensar lo importantes que son para nosotros los labios?

Desde un punto de vista funcional, constituyen la puerta de entrada al sistema digestivo y respiratorio, casi nada, sin respirar y sin comer yo duraba poco. Pero es que desde la perspectiva del individuo y su relación con los demás los labios nos permiten cosas mucho más maravillosas que comer o respirar. Gracias a los labios podemos hablar, comunicarnos, hacer muecas y sacar la lengua, podemos silbar y relamernos de gusto ante un chupa-chup de fresa y nata. Leer Más

Hidratando correctamente nuestra piel

La belleza y el estado de nuestra piel dependen en un 90% de una correcta hidratación. Algo que no podemos ignorar, si queremos disfrutar de una piel cuidada, sana y bonita.
Factores como el estrés, la contaminación ambiental, el tabaco, el alcohol o la exposición al sol sin protector solar pueden afectarla, haciendo que se reseque y pierda su humectación natural.

La hidratación puede ayudarnos a contrarrestar estos efectos indeseados, pudiendo realizarla de dos maneras:
Externamente: empleando cremas hidratantes y humectantes que nos ayuden a lucir una piel sana y luminosa.
Internamente: bebiendo un mínimo de 2 litros de agua al día para eliminar toxinas (aproximadamente 8 vasos de agua) e incluyendo en nuestra dieta diaria, frutas, ya que más de un 80% y hasta un 90% en algunas frutas es agua y verduras, de esta forma aportamos vitaminas; Las vitaminas que aportan más beneficios a nuestra piel son la vitamina A, C, E y minerales como el selenio y el magnesio, son fundamentales para conservar la elasticidad e hidratación de la piel.

Las cremas hidratantes deben ser nuestro mejor aliado y más en verano, ya que brindan a la piel los componentes necesarios para que esta pueda retener el agua, evitando que se reseque. Existen muchos tipos en el mercado, sin embargo a la hora de elegir una u otra, debemos tener en cuenta una serie de factores:

Debemos conocer nuestro tipo de piel, para poder aplicar las cremas hidratantes según las necesidades de hidratación de nuestra piel, así como la edad, otro factor determinante a la hora de elegir un tipo de crema u otra.

– Debemos tener en cuenta que la crema hidratante de día no debería ser la misma que la que utilizamos de noche, ya que durante el sueño la regeneración de las células de la piel es mayor, y por ello es el momento ideal para aplicarse las cremas reparadoras y más nutritivas, a diferencia de la crema hidratante de día, donde su función debe ser más hidratante y protectora de los agentes externo como el sol, frío, viento, polución…

En verano debemos cambiar el tipo de crema hidratante, ya que en la época estival, el calor y las altas temperaturas provocan diferentes necesidades en nuestra piel. Durante el frío invierno, las cremas hidratantes deben ser más nutritivas y con texturas más densas, en cambio en verano deben ser cremas con más agua y más ligeras, incluso en texturas gel para pieles mixtas. El sudor provoca una gran pérdida de agua en la piel, deshidratándola con mayor facilidad que en invierno, por ello la crema debe estar acorde a las necesidades de cada estación.
Una alternativa a tu hidratante durante las vacaciones, es la hidratante de verano Ladival o After Sun Ladival ya que garantiza un cuidado excelente de la piel durante el día, libre de ingredientes que pueden penetrar en la piel y causar posteriormente una posible reacción fototóxica debido al sol. Su formulación sin conservantes, sin colorantes y sin perfumes, y su alto contenido en bisabolol, calma y refresca la piel en los meses de calor, especialmente en las pieles mixtas a grasas.

Es importante que antes de aplicarnos la crema, limpiemos correctamente nuestra piel. Así eliminaremos las células muertas y las partículas de polvo, que se hayan acumulado, impidiendo que la piel respire correctamente.

En cada lavado la piel pierde aproximadamente el 25% de su hidratación natural, por eso es importante emplear jabones que no resequen excesivamente la piel y seguir una serie de consejos:
ducharnos con agua tibia y durante no más de 5 minutos.
emplear un gel de baño que no produzca espuma ni burbujas, de ese modo nos aseguraremos que no contiene detergentes, ya que estos eliminan la grasa natural de la piel.
secarnos con una toalla suave para no irritar la piel

Con estos consejos conseguiremos una correcta hidratación y nuestra piel está más luminosa, suave y bonita.

Preparando nuestra piel para el bronceado

Si nuestro objetivo es lucir un moreno perfecto y uniforme este verano, conviene que preparemos previamente nuestra piel. Para conseguirlo basta con seguir una serie de recomendaciones que nos permitirán conseguir ese ansiado bronceado. Pero, ¿qué podemos hacer para poner a punto nuestra piel?

Exfoliación: Antes de exponernos al sol conviene que dediquemos un momento a exfoliar nuestra piel. De ese modo activaremos la circulación, eliminaremos las impurezas y las células muertas, promoveremos la regeneración de células nuevas y nuestra piel quedará más suave, lisa y uniforme, lo que permitirá resaltar más nuestro bronceado.
Hidratación: Nuestra piel tiene una serie de necesidades y la hidratación es una de las principales. Utilizando cremas y lociones hidratantes y bebiendo gran cantidad de agua, evitaremos que nuestra piel pierda elasticidad, se reseque, se descame y envejezca prematuramente. Además debemos tener en cuenta que cuanto más elevadas son las temperaturas, más agua perderemos, por lo que conviene beber como mínimo dos litros de agua al día.

Nutrición: Incluyendo en nuestra dieta alimentos ricos en vitamina A, carotenos y antioxidantes contribuiremos a que nuestra piel está más preparada para el bronceado. Zanahorias, tomates, sandías, melones, acelgas, espinacas y pescados como el salmón o la caballa serán nuestros aliados para la correcta preparación de nuestra piel.

A parte de esto, el uso de protectores solares no puede faltar en ningún momento, ya que los primeros días de la exposición solar son claves para conseguir un bronceado óptimo y evitar quemaduras y rojeces. Si además de todo esto, empleamos cápsulas para el bronceado, a base de antioxidantes, como las desarrolladas por Ladival®, nuestra piel quedará lista al cien por cien para exponerse a la radiación solar.

Back to top