Loading the content...
Navigation
Archivos con etiquetas:

radiación Ir-a

¿Por qué no debes abandonar el Protector solar después del verano?

Este fin de semana he disfrutado del campo en compañía de unas buenas amigas a las que hacía tiempo que no veía y como no, me han preguntado: “¿Cuál es el mejor anti arrugas que nos recomiendas? “. Mi contestación es siempre: “Un buen protector solar usado durante todo el año”. Hay que ser constantes no vale el “se me ha olvidado”. ¿Te lavas los dientes todos los días?, pues aplícate el protector en la cara y en las manos en invierno, es un segundo. Debemos ser generosas en la cantidad de producto, no os pongáis sólo un poquito. Leer Más

¿Qué es la Radiación solar IR-A?

“Los rayos UV no son el único riesgo de la radiación solar, la radiación IR-A daña la piel más profundamente que los UVA y UVB aunque el efecto sea visible más a largo plazo. Un 40% de la radiación solar es IR y penetra un 65% hasta la hipodermis, lo que hace que la temperatura en las mitocondrias aumente y esto provoca que se inicie el estrés oxidativo de las células que da lugar al fotoenvejecimiento prematuro.

Es una radiación solar que pasa inadvertida porque no produce calor directo en la piel, pero que causa el aumento de temperatura en las capas profundas de la piel (hasta 44 grados), dando lugar a la formación de radicales libres, que disminuye la síntesis de colágeno nuevo y destruye el colágeno existente y la elastina. Leer Más

Lo que debes saber de las radiaciones UVA – UVB e IR-A

Las radiaciones ultravioletas (o rayos UV) se originan en el sol y suelen ser beneficiosas cuando se reciben en pequeñas cantidades, ya que ayudan a la producción de la vitamina D en el cuerpo. Sin embargo, cuando se reciben en cantidades excesivas sin protección son dañinas, ya que pueden generar quemaduras, envejecimiento prematura y graves enfermedades cutáneas, por lo que siempre es necesaria una adecuada protección solar.

Por eso, debemos tener especial cuidado cuando los rayos UV se intensifican, por ejemplo: cuando hay pocas nubes en el cielo, cuando el sol está en ángulo de 90 grados con respecto al suelo, cuando estamos en una región cercana a la línea del ecuador o cuando estamos en una zona donde se reflejen los rayos UV en el suelo (como en la playa).

La radiación UV puede dividirse según su longitud de onda en tres grandes tipos:

• La radiación UVA: Es la de mayor longitud de onda, por ello penetra en mayor cantidad en la piel. Su alto nivel de energía aumenta la formación de radicales libres, produciendo un envejecimiento prematuro y daños permanentes en la dermis. Es también responsable de fotoenvejecimiento de la piel y las manchas solares.
• La radiación UVB: Esta radiación es la responsable tanto del bronceado, como del eritema solar, sólo llega hasta la epidermis.
• La radiación UV-C: Es la que contiene mayor energía, pero es a la vez la menos peligrosa, ya que no llega a la superficie terrestre, gracias a la capa de ozono.

La radiación IR también se divide según la longitud de onda en IR-A, IR-B e IR-C.

• La radiación IR-A: es la única radiación capaz de penetrar hasta las capa más profunda de la piel, la hipodermis. Las consecuencias de no usar un fotoprotector activo frente a IR-A son: envejecimiento prematuro y deshidratación, provocando arrugas profundas, pérdida de firmeza y pérdida de elasticidad de la piel.
• Las radiaciones IR-B e IR-C: Son las responsables del efecto térmico (calor), de la radiación. No se han demostrado efectos sobre la piel.

Te ofrecemos algunas recomendaciones para evitar que las radiaciones UV-A,UV-B e IR-A dañen tu piel:

Intenta no pasar demasiado tiempo en el sol. Ubícate, siempre que puedas, en un lugar donde haya sombra.
Utiliza un fotoprotector completo (UV-A, UV-B e IR-A) como el que ofrece Ladival® el único protector solar que ha demostrado, científicamente, tener una formulación activa frente a este tipo de radiación.
Después de tomar el sol hidrata la piel con productos adecuados.
Si tienes fotosensibilidad, alergia al sol, acné, o atópia, asegúrate de utilizar fotoprotectores especialmente indicados. Un fotoprotector SIN, evita cualquier tipo de reacciones fototoxicas.

Recuerda que la piel es el órgano más grande, cubre todo nuestro cuerpo, y merece el mejor de los cuidados.

Back to top