Loading the content...
Navigation
Archivos con etiquetas:

rayos uv-b

Preparando la piel para los efectos de los rayos IR-A, UVA y UVB de la Cape-Epic

Camino de Sudáfrica

Mi reto para este año empieza mañana 23 de marzo, en  la Absa Cape Epic, www.cape-epic.com. Se trata de una prueba de ultramaraton, 800km con 15.000m de desnivel de subida, que se celebra en tierras sudafricanas, más concretamente en la preciosa Ciudad del Cabo. Está transcurre entre viñedos y montañas constituyendo un evento de primera línea en todo el país. Leer Más

¿Por qué no debes abandonar el Protector solar después del verano?

Este fin de semana he disfrutado del campo en compañía de unas buenas amigas a las que hacía tiempo que no veía y como no, me han preguntado: “¿Cuál es el mejor anti arrugas que nos recomiendas? “. Mi contestación es siempre: “Un buen protector solar usado durante todo el año”. Hay que ser constantes no vale el “se me ha olvidado”. ¿Te lavas los dientes todos los días?, pues aplícate el protector en la cara y en las manos en invierno, es un segundo. Debemos ser generosas en la cantidad de producto, no os pongáis sólo un poquito. Leer Más

¿Qué es la Radiación solar IR-A?

“Los rayos UV no son el único riesgo de la radiación solar, la radiación IR-A daña la piel más profundamente que los UVA y UVB aunque el efecto sea visible más a largo plazo. Un 40% de la radiación solar es IR y penetra un 65% hasta la hipodermis, lo que hace que la temperatura en las mitocondrias aumente y esto provoca que se inicie el estrés oxidativo de las células que da lugar al fotoenvejecimiento prematuro.

Es una radiación solar que pasa inadvertida porque no produce calor directo en la piel, pero que causa el aumento de temperatura en las capas profundas de la piel (hasta 44 grados), dando lugar a la formación de radicales libres, que disminuye la síntesis de colágeno nuevo y destruye el colágeno existente y la elastina. Leer Más

La radiación ultravioleta

La radiación solar ultravioleta que llega a la tierra supone un 6,8% del total de la radiación que atraviesa la capa de ozono. Esta radiación posee una mayor intensidad en verano, en regiones cercanas al Ecuador y en latitudes más altas, por lo que conviene siempre protegerse usando un protector solar específico a nuestro tipo de piel y fototipo. Además es importante tener en cuenta que sus efectos se intensifican con el viento, la arena, la nieve o el reflejo del agua.

La radiación UV puede dividirse según su longitud de onda en tres grandes tipos:

La radiación UV-A es la de mayor longitud de onda, por ello penetra en mayor cantidad y más profundamente en la piel. Su alto nivel de energía aumenta la formación de radicales libres, produciendo un envejecimiento prematuro y daños permanentes en la dermis. Es también responsable del fotoenvejecimiento de la piel y de las manchas solares.
La radiación UV-B es la responsable tanto del bronceado como del eritema solar y las alergias, sólo llega hasta la epidermis.
La radiación UV-C es la que contiene mayor energía, pero es a la vez la menos peligrosa, ya que no llega a la superficie terrestre, gracias a la capa de ozono.

Como vemos la radiación ultravioleta está siempre presente en nuestro día a día y puede tener efectos dañinos sobre nuestra piel, por lo que, si vamos a exponernos al sol, debemos protegernos aplicando un protector solar que incluya el símbolo “UVA” en su etiquetado, y que el factor de protección solar sea el adecuado a nuestro fototipo de piel.
Para garantizar una exposición sin peligros, aplica tu crema solar, deja que la piel la absorba y luego aplica tu maquillaje con normalidad, te recomendamos hacerlo todas las mañanas para asegurarte una piel protegida del sol, sin manchas y sin envejecimiento prematuro provocado por el sol.

Back to top