Mostrando todos los resultados 2

After
Sun

El sol reseca la piel y provoca su deshidratación. Por eso es recomendable aplicar After Sun tras la exposición solar, ya que facilita la rehidratación inmediata de la piel y además tiene propiedades calmantes, regeneradoras, reparadoras y antioxidantes.

Ladival® After Sun es una hidratante hipoalergénica de uso diario que calma y refresca la piel, ayudando a prolongar el bronceado. Su formulación en gel-crema permite una rápida absorción, dejando una agradable sensación de bienestar en la piel, después de la exposición al sol.

Gracias a su contenido en dexpantenol, un activo hidratante y reconstituyente, Ladival® proporciona una hidratación en profundidad. La vitamina E de la fórmula, combate el envejecimiento prematuro de la piel. Su fórmula SIN respeta la piel y evita reacciones alérgicas.

Para una óptima protección solar recomendamos Ladival® Piel Sensible o Alérgica.

HIDRATACIÓN DESPUÉS DE LA EXPOSICIÓN SOLAR


AFTER SUN SIN AÑADIDOS

Cuando la piel tiene tendencia al acné estival es imprescindible utilizar productos sin grasas ni emulsionantes antes y durante la exposición solar. Los emulsionantes pueden permanecer en la piel hasta 24 horas, por lo que el After Sun para este tipo de pieles debe estar libre de emulsionantes. En este sentido, Ladival® Piel Sensible o Alérgica es un producto que no incluye estas sustancias y, combinado con el After Sun Ladival® Piel Sensible, suaviza la piel y detiene la irritación.

Afortunadamente, la concienciación social ha surtido efecto y ahora siempre solemos aplicarnos protección solar cuando nos exponemos al sol. No obstante, conviene no bajar la guardia y utilizar protección solar todo el año, puesto que en nuestro país la penetración de la radiación solar se produce de forma permanente.

Por otro lado, el cuidado postsolar de la piel con Ladival® After Sun libre de añadidos contribuye a recuperar la piel tras la exposición al sol y además ayuda a frenar las reacciones alérgicas, pseudoalérgicas o fototóxicas.

MEDICACIÓN Y FOTOSENSIBILIDAD

Los rayos ultravioleta A (UVA) pueden penetrar de manera profunda en la dermis, la segunda capa de la piel que se encuentra tras la epidermis, donde destruyen fibras elásticas y de colágeno. En consecuencia, la piel pierde tersura y elasticidad y con el paso del tiempo aparecen arrugas profundas.

En la dermis, los rayos UVA también alcanzan los vasos sanguíneos y, en caso de estar tomando medicación, pueden causar su degradación. En función del medicamento, pueden modificarlo de forma que aumente la fotosensibilidad de la piel. El resultado es un sarpullido, denominado técnicamente como reacción fototóxica.

La radiación UVA parece ser la causante de lo que conocemos coloquialmente como alergia al sol, entre la que se incluyen erupciones polimorfas lumínicas, acné estival, reacciones fototóxicas y reacciones fotoalérgicas.

Las reacciones fototóxicas pueden ser muy distintas. Cuando nos exponemos al sol, las quemaduras intensas pueden producirse al momento o incluso tres días después, dependiendo de la dosis, con sensación de ardor, escozor, formación de ampollas y dolor. También puede producirse una hiperpigmentación si la radiación ultravioleta interactúa con medicamentos. Si se toman fármacos fotosensibilizadores, se recomienda encarecidamente el uso de factores de protección solar muy altos (50/50+), los cuales deben aplicarse correctamente, y completar el cuidado de la piel con un Afer Sun libre de emulsionantes.