Qué orden debo seguir cuando me maquillo y me tengo que poner el FPS

Tenía muchas ganas de poder abordar este asunto ya que esta consulta es muy habitual en las farmacias, porque en muchas ocasiones no sabemos cuándo aplicarnos el protector solar para también poder maquillarnos, o pensamos que si nos maquillamos ya no podemos aplicarnos el fotoprotector, o que si nuestro maquillaje lleva un FPS 15 ya es suficiente, e incluso que el protector solar es el primer producto que debemos aplicarnos… Pues vamos a resolver todas estas dudas, para protegernos y maquillarnos sin renunciar a ninguno de los dos cuidados. En este blog nos preocupamos mucho por trasmitir la importancia de la protección solar, que en definitiva es hablar de salud de la piel, porque somos muy conscientes, además de los beneficios del sol para nuestro organismo, también de los daños que causa en nuestra piel a corto plazo (eritema, quemadura), a medio plazo (daños en el ADN celular) y largo plazo (elastosis, daños en las fibras de colágeno y elastina y pérdida de firmeza). De ahí la importancia de utilizar siempre un fotoprotector personalizado, que cubra las necesidades de nuestro fototipo y tipo de piel. Ocurre lo mismo cuando buscamos nuestro maquillaje ideal, no utilizamos uno cualquiera, pues con el protector solar tampoco. En ambos casos si tenemos la piel grasa, sabemos que necesitamos cosméticos oil-free, si la tenemos seca, buscaremos texturas enriquecidas, y si la tenemos clara (fototipos I y II) buscaremos un protector solar con FPS 50+ y un tono claro de maquillaje que se nos adapte a la perfección. También he escuchado en ocasiones que si queremos protegernos del sol no podemos maquillarnos, o que maquillarse no es necesario, pues esto dependerá de la importancia que tenga para cada uno. Debemos tener en cuenta el importante papel psicológico que juega el maquillaje en muchas personas con imperfecciones severas, ya que el hecho de maquillarse no es sólo un tema de belleza, sino que les confiere seguridad, confianza, y en otros casos puede ser una exigencia por su tipo de trabajo, o algo cultural, o simplemente porque les gusta maquillarse. Por eso, es motivo suficiente para dedicarle algo de tiempo a explicarlo. Para combinar estos dos cuidados: Protección Solar y Maquillaje, existe un orden correcto de aplicación para no perder el efecto de la fotoprotección, y también tenemos dos opciones de productos que podemos utilizar, según cuáles nos resulten más cómodos en nuestra rutina. Fórmula A: Hidratante + Protector solar + Maquillaje

  1. En primer lugar debemos aplicar nuestra crema hidratante habitual, una vez hemos limpiado y secado la piel. No sólo del rostro, sino también de cuello y escote. Porque además de realizar así un cuidado completo, también aplicaremos el maquillaje en esta zona para evitar el efecto máscara y proteger y embellecer estas zonas (si las llevamos descubiertas, claro).
  2. El segundo paso es aplicar el protector solar por todo el rostro, cuello y escote, sin olvidar ninguna zona de piel y en cantidad suficiente. En este punto debemos dejar pasar unos 10-15 minutos antes de aplicar el maquillaje. Como truquito, ya que vamos siempre con prisas, suelo recomendar en mi farmacia, que aprovechéis para desayunar o cualquier otra tarea, y os resultará parte de una rutina que será más fácil llevar a cabo diariamente.
  3. A continuación, ya podemos maquillarnos. Siempre aplicando el producto desde el centro facial, hacia fuera y difuminándolo hacia el cabello.

Fórmula B: Hidratante + Protector solar con color Esta opción suele gustar más a las pieles mixtas, con tendencia grasa, o con pocas imperfecciones, porque así aplican menos productos sobre la piel y no la sienten tan pesada, ni saturan el poro. O a quienes vamos siempre corriendo y nos ahorramos el tiempo de espera. En este caso, simplemente realizaríamos el paso 1, aplicar nuestra hidratante y el paso 2 que ya incorporaría el color. Para esta opción os recomiendo el Ladival Acción Anti-manchas con color y con SPF 30 que tiene un tono muy natural y bonito y gracias a la acción de los filtros UVB, UVA e IR-A y por su patente Deléntigo® previene la aparición de manchas y aclara las que ya tenemos. O en el caso de pieles sensibles o con tendencia grasa, el gel-crema oil-free para Pieles Sensibles FPS 30 o 50+ también con color. Además tiene otra ventaja importante en cuanto a la fotoprotección, y es que podemos llevarlo y reaplicarlo a lo largo del día sin estropearnos el maquillaje. Porque como ya sabéis, si estamos expuestos al Sol, deberíamos volver a aplicarnos el protector solar al menos cada dos horas, y con los protectores solares con color resulta más cómodo. Aunque si tenemos muchas imperfecciones que queremos cubrir y no es suficiente con este tipo de solares con color porque no ofrecen tanta cobertura, es preferible quedarnos con la opción A. Y en este caso la solución para reaplicarnos el solar sin alterar el maquillaje, sería el Maquillaje Compacto con FPS 50+ de Ladival que además de ofrecer más cobertura que las cremas, son mineral oil-free, acabado mate, y con su esponjita a pequeños toques nos permiten aplicar de nuevo el protector solar sin que nos aporten grasa y continuar con el maquillaje intacto todo el día.