Tipos de manchas en la piel. ¿Todas necesitan ser cuidadas?

Cuando nos fijamos en nuestra piel, la de nuestros familiares o amigos o en la piel de personas que no conocemos es normal apreciar que la piel no es completamente de un tono homogéneo y que tiene manchas.

Las manchas en la piel son muy frecuentes y pueden ser de multitud de colores o tonos. Rojas, blancas, azuladas, moradas, marrones y sus diferentes tonalidades, negras…

En función del color y las características de estas manchas serán de un tipo u otro, y el médico especialista en dermatología es la persona adecuada para un correcto diagnóstico. En esta entrada vamos a hablar de los tipos demanchas en la piel más frecuentes que aparecen en la cara, normalmente en las que más nos fijamos, y también hablaremos sobre los cuidados a tener en cuenta en la mayoría de ellas.

  • Tipos de manchas en la piel: Las manchas marrones y sus diferentes tonalidades ¿Son todas lo mismo?

No, por ser marrones no quiere decir que todas sean de la misma familia. A continuación, las explicaremos brevemente. En muchas de estas manchas en la piel hay mayor cantidad o cambios en la melanina (pigmento que da color a la piel) y los melanocitos, que son las células que la fabrican.

Melasma: es una clase de manchas en la piel con una pigmentación marrón en forma de manchas irregulares que se adquiere en las zonas más expuestas de la cara, también puede aparecer en el cuello o antebrazos. Como factores de riesgo se identifican la exposición solar, es frecuente que aparezca con el embarazo o toma de anticonceptivos. No hay un aumento de melanocitos, pero sí están más activos.

Léntigos solares: Se manifiestan en forma de manchas, bien delimitadas, de diferente tamaño. Aparecen con los años, en las zonas más expuestas al sol. En este tipo de lesiones hay un aumento de melanocitos.

Lunares o nevus: Son lesiones benignas que casi todas las personas tenemos. Podemos nacer con alguno, pero la gran mayoría van apareciendo a lo largo de la vida hasta los 40 años aproximadamente. Tenemos más o menos nevus en función de la luz solar que nos haya dado a lo largo de la vida y de nuestra tendencia genética. Son un acúmulo de melanocitos. Hay que autoexplorarlos y consultar siempre con tu dermatólogo o en su defecto médico de familia si cambian de forma, tamaño, color o sucede otro cambio en pocos meses.

Pecas o efélides: Son las típicas manchas en la nariz y mejillas que tienen algunos niños. Aparecen sobre todo en pieles claras, en zonas expuestas al sol. De hecho, aumentan de intensidad de color y aparecen más pecas en verano. Hay un aumento de melanina.

  • ¿Tenemos que cuidar todos estos tipos de manchas en la epidermis?

El melasma, aunque no son manchas malignas ni se hacen malas, son molestas desde el punto de vista estético. Si han aparecido a raíz de la toma de anticonceptivos se recomienda retirarlos. La fotoprotección solar es la base del tratamiento, en la gama Ladival contamos con Ladival Anti-Manchas FPS 50+. Los despigmentantes son frecuentemente recetados. Otras opciones de tratamiento es el peeling o láser.

Los léntigos hay que cuidarlos, pero sobre todo prevenirlos desde la infancia, evitando exposiciones solares intensas, usando ropa, estando a la sombra y usando fotoprotección solar facial.

Los lunares o nevus tienen la peculiaridad como explicábamos de que deben ser autoexplorados, es decir hay que observar si hay algún cambio o alguno que llame la atención y ante ello, consultar con tu médico. Una regla sencilla para acordarnos de los aspectos llamativos de un lunar es la regla ABCDE:

A: asimetría del lunar.

B: bordes irregulares.

C: cambios de color.

D: diámetro mayor de 0,6 cm.

E: evolución, cambio de forma, tamaño o color en poco tiempo.

Los lunares hay que protegerlos como el resto de la piel, la protección desde la infancia previene la aparición de lesiones, no de todas puesto que también hay un componente genético. Para proteger la piel de la luz del sol te recomendamos Ladival Piel Sensible FPS 50+ en formato crema o spray.

Las efélides muestran que la piel es más sensible al sol, por lo tanto, los niños y jóvenes que las padezcan también deben protegerse adecuadamente de la luz del sol. En el caso de niños una buena opción de protección es Ladival Niños y Piel atópica FPS 50+.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *