Los 7 hábitos saludables que tu piel agradecerá

¿Cuántos productos utilizas para cuidar tu piel? Seguramente estás de acuerdo en que escoger bien los tratamientos es fundamental, pero ¿estás teniendo en cuenta otros factores que también afectan? En esta publicación descubrirás los 7 hábitos saludables que benefician tu piel.

  1. Mantén una dieta sana y equilibrada.

Lo que comes importa, ¡y mucho!
Consumir alimentos con alto contenido de antioxidantes protege tu piel. Alguno de estos alimentos son las frutas y verduras amarillas o anaranjadas, algunos pescados grasos como el salmón o las verduras de hojas verdes como las espinacas.
Además, diferentes estudios apuntan que una dieta alta en azúcar o en grasas no saludables promueve el envejecimiento de la piel.

  1. Bebe suficiente agua

Es el típico consejo que habrás oído miles de veces, pero es importante. El agua nos ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo, ayuda a mantener la elasticidad de la piel, previene el acné y reduce los signos del envejecimiento entre otros muchos beneficios. Intenta beber entre 5 y 8 vasos de agua cada día y observa como mejora tu piel.

  1. Usa el protector solar cada día

Estamos expuestos cada día a las radiaciones solares, no únicamente cuando vamos a la playa o a la piscina. Una sobreexposición solar genera daños en nuestra piel que pueden provocar manchas, envejecimiento prematuro y hasta cáncer de piel.  Por esta razón, debes evitar la acumulación de este daño aplicándote protector solar cada día. No tienes excusa, en Ladival® tienes un protector solar para cada ocasión: si vives en una ciudad con mucha contaminación, si tienes la piel sensible, si tienes la piel tatuada o si vas a hacer deporte, entre otros. Solo tienes que escoger el que mejor se adapte a ti.

  1. Cuida tu salud mental

¿Has notado alguna vez un brote acné o eccema cuando estabas bajo mucha presión o agobio? Cuando nuestro cuerpo siente estrés emocional o físico, libera más cortisol (la hormona del estrés) y este desencadena el proceso de inflamación.
Así que sí, tu salud emocional repercute en tu piel, por lo que te recomendamos que cuides tu salud mental tanto como la física.

  1. Sé constante con tu rutina diaria

Una de las mejores formas de tener una piel sana es cuidarla y para eso hace falta ser constante con tu rutina de cuidado de la piel. Parece simple, pero ¿cuántas veces has ido a dormir sin eliminar el maquillaje? ¿limpias el rostro dos veces al día? ¿te hidratas?
Por este motivo te recomendamos que escojas una rutina adecuada a tu piel y la intentes mantener diariamente. ¡Tu piel lo agradecerá!

  1. Intenta dormir bien

¿Conoces esa sensación de haber dormido mal y notarte el rostro apagado?
Eso es porque cuando dormimos se produce una de las recuperaciones internas y epidérmicas más importantes. Cuando el sueño es reparador ayuda a la renovación celular y la producción de colágeno, lo que se traduce en una piel más firme y con un aspecto más terso y juvenil. La clave es dormir lo suficiente: de 7 a 9 horas de calidad cada noche.

  1. Haz ejercicio y límpiate después

Como hemos comentado en el punto 4, cuidar la salud mental es importante también para tu piel por lo que practicar deporte te ayudará a deshacerte del estrés. Además, el ejercicio te ayuda dormir mejor. Pero eso no es todo, otro de los muchos beneficios del deporte es que, al aumentar el flujo sanguíneo, el ejercicio ayuda a nutrir las células de la piel. Sin embargo, es importante que limpies tu piel después de hacer deporte para que las bacterias y las células muertas de la piel no obstruyan tus poros.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *