Manchas negras en la piel

En anteriores posts del blog os hemos hablado de distintas manchas que pueden aparecer en la piel ya sea por hipopigmentación o por hiperpigmentación. Hoy es el turno de las manchas cutáneas que causan más alarma y son motivo de más visitas a la consulta de dermatología: las manchas de color oscuro o negro.

Las manchas negras más comunes: Lunares o nevus

Las manchas en la piel de color oscuro o negro más habituales son los lunares o nevus. Se trata de lesiones benignas muy frecuentes (presentes en la mayoría de personas), que se caracterizan por su color marrón oscuro o negro y bordes bien definidos. Pueden tener diferente tamaño y aparecer aislados o agrupados. Normalmente se localizan en zonas expuestas al sol (como cara, cuello, espalda o pecho) y su cantidad depende de la predisposición genética y de la exposición al sol.

Existen diferentes tipos de nevus. Si se tiene en cuenta el momento de su aparición se clasifican en nevus congénitos (presentes desde el nacimiento o en los 2 primeros años de vida, se clasifican según su tamaño y pueden crecer pelos en su superficie) y los nevus adquiridos (aparecen normalmente durante los primeros 10 años de vida y van aumentando en número hasta los 35 – 40 años).

Otro tipo son los nevus displásicos. Se trata de lunares que tienen una apariencia algo distinta del resto: acostumbran a ser de más de 5mm, pueden tener bordes irregulares o mal definidos, varios colores o ser asimétricos.

¿Cómo se diagnostican los nevus?

El diagnóstico clínico de los nevus se realiza a partir de una inspección ocular por parte del especialista, que acostumbra a ayudarse de un dermatoscopio (una especie de lupa) para mejorar la visión de la lesión y permite distinguir qué lunares necesitan ser extirpados para su estudio y cuáles no.

Para ayudar al diagnóstico se están desarrollando aplicaciones como eDerma, avalada por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), que permite hacer un seguimiento de la piel y de las lesiones sospechosas. El usuario de la aplicación puede tomar fotos de los distintos nevus y otras lesiones cutáneas para identificar posibles variaciones en el tiempo. El dermatólogo podrá usar la aplicación para seguir la evolución de las lesiones de sus pacientes.

¿Cómo evolucionan los nevus?

Aunque es infrecuente, algunos nevus pueden transformarse en tumores malignos llamados melanomas, por lo que es conveniente realizar un control periódico de los mismos y consultar con un especialista si detectamos alguna de las siguientes señales:

  • Regla ABCDE:
    • Asimetría. Lunares con crecimiento asimétrico.
    • Bordes irregulares y/o poco definidos.
    • Coloración distinta de una zona a otra del mismo lunar.
    • Diámetro mayor de 6 mm.
    • Evolución. Lunares que cambian de forma o tamaño.
  • Lunares que sangran.
  • Lunares que pican o duelen.

Se recomienda que este control periódico sea realizado por un especialista en dermatología en los siguientes casos:

  • Personas con nevus congénitos de gran tamaño (mayores de 10 cm)
  • Personas con nevus displásicos
  • Personas con muchos lunares
  • Personas que hayan tenido previamente un melanoma o antecedentes familiares de melanoma

Si el especialista tiene sospechas de que el nevus se haya podido transformar en un melanoma puede recomendar realizar una biopsia y extirpar el lunar para su análisis. 

¿Se pueden evitar o prevenir las manchas negras?

No se puede evitar la aparición de nevus, lo que sí podemos hacer es prevenir su transformación en un melanoma. Para hacerlo debemos evitar la exposición solar excesiva y usar siempre protectores solares con factor de protección elevado, además de realizar los controles periódicos de nuestros lunares. La AEDV recomienda que estos controles se realicen con una periodicidad mensual.

¿Se pueden eliminar los nevus?

Un nevus puede ser eliminado (mediante su extirpación) si lo solicitara el paciente (ya sea por razones estéticas o por provocarle rozaduras o molestias) o si el especialista tuviera sospecha de que el nevus se haya malignizado.

Algunos de los procedimientos utilizados en estos casos son:

  • Biopsia (por punción). Usada en niños principalmente. Consiste en desprender el nevus de la piel y cauterizar la zona tras hacerlo. Para prevenir posibles infecciones se trata con antibiótico.
  • Extirpación mediante rasuración. Es el procedimiento más utilizado y rápido (unos 10 minutos por nevus). Se extirpa el nevus usando un bisturí aplicando previamente anestesia local.
  • Láser. La ventaja principal de usar este procedimiento es que no deja cicatriz, aunque puede no ser suficiente en caso de nevus más profundos.

En resumen, las manchas negras más habituales (los lunares o nevus) son mayoritariamente benignas, sin embargo tenemos que estar pendientes de su evolución y consultar al dermatólogo siempre que detectemos cambios en ellas.

Y no olvidemos evitar la exposición solar excesiva y usar siempre protección solar para una buena salud de nuestra piel o productos como LADIVAL® ACCIÓN ANTI-MANCHAS CON DELÉNTIGO®

En este artículo donde tratamos en profundidad las manchas en la piel también podrás encontrar información interesante.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *