Manchas marrones en la piel: síntomas, causas y prevención

Manchas marrones en la piel

La alteración de la uniformidad del color de la piel provoca la aparición de manchas. En el post de hoy, hablaremos de las manchas marrones. Éstas aparecen cuando se produce hiperpigmentación, es decir, un exceso de melanina. Este exceso puede ser causado por un aumento de las células productoras de melanina o bien porque estas células producen más cantidad de melanina de lo que es habitual.

Manchas que pueden aparecer en la infancia o adolescencia

Como ya comentó la dermatóloga Dra. Cristina Paradelo en el post Qué son y por qué aparecen manchas en la piel, existen distintos tipos de manchas marrones que pueden aparecer en la piel. Algunas de ellas aparecen en la infancia o adolescencia como los nevus o lunares y las efélides o pecas. Estas manchas son inofensivas, pero puede darse la circunstancia que confundamos un lunar con un melanoma, es decir, con un cáncer de piel. Para distinguirlos podemos utilizar la sencilla regla de ABCDE:

  • A – Asimetría: la mitad del lunar no es igual a la otra mitad.
  • B – Bordes irregulares: los bordes son irregulares y/o poco definidos.
  • C – Color: el color no es homogéneo en el lunar. Puede tener sombras más oscuras o incluso tono rojizo, blanquecino o azulado.
  • D – Diámetro: cuando el lunar es mayor de 6 milímetros o se expande por encima de 6 milímetros.
  • E – Evolución en el tiempo: si el lunar cambia de tamaño o forma.
Manchas marrones en la piel
Imagen extraída de: American Academy of Dermatology Ad Hoc Task Force for the ABCDEs of Melanoma. Early detection of melanoma: reviewing the ABCDEs. J Am Acad Dermatol. 2015 Apr;72(4):717-23.

Si en un lunar observamos alguna modificación reciente en cualquiera de estos parámetros, debemos acudir al dermatólogo/a con la mayor brevedad.

Manchas que pueden aparecer en la edad adulta: manchas marrones en cara, manos y piernas

Melasma o cloasma. Son manchas de color marrón claro y bordes poco delimitados que suelen aparecer en frente, pómulos, nariz y labio superior. Suelen estar asociados a cambios hormonales, provocados por la toma de anticonceptivos, el embarazo o la menopausia. Una vez ha aparecido, el melasma es muy sensible a la exposición solar. Pese a ello, no suponen ningún riesgo para la salud.

Léntigo solar. Se trata de manchas pequeñas, redondas, planas y con bordes definidos. Aparecen en las zonas más expuestas al sol, como símbolo del daño solar acumulado. Suelen aparecer a partir de los 50 años, cuando la piel va perdiendo su capacidad de regeneración y recuperación tras la exposición solar. Son inofensivos para la salud.

Otras manchas marrones

Pigmentación post-inflamatoria. Aparece cuando se expone al sol una lesión cutánea (irritación, herida, cicatriz) y ésta aún se encuentra enrojecida. Esto provocará una disposición anormal de melanina en la zona lesionada, con la forma de la lesión. Dependiendo del tamaño y la cantidad de exposición solar, pueden llegar a revertir, aunque es un proceso que puede llevar años.

Existen varias causas exógenas a la piel que pueden provocar la hiperpigmentación de ésta. Por ejemplo, la acantosis nigricans se manifiesta con hiperpigmentación e hiperqueratosis (engrosamiento de la piel) localizada en los pliegues cutáneos: axilas, cuello, ingles y pliegues submamarios. Es un marcador de la resistencia a la insulina, presente en distintas patologías relacionadas con el sistema endocrinológico: obesidad, diabetes mellitus tipo 2, síndrome del ovario poliquístico.

¿Cómo quitar manchas marrones en la piel?

Para  prevenir y tratar aquellas manchas que aparecen y/o empeoran con el sol, como los léntigos, el melasma e incluso el melanoma, la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) recomienda evitar la exposición solar en las horas centrales del día y usar ropa protectora para minimizar los efectos nocivos del sol durante todo el año. Esto es debido a que los fotoprotectores no nos protegen en un 100% de las radiaciones UV. Al valorar un fotoprotector debemos fijarnos en el índice de protección UVB (el número que se indica en el envase) y si protege frente a los rayos UVA e infrarrojos A. Además, una buena alimentación también puede ser útil para minimizar la aparición de las manchas.

En el caso que ya hayan aparecido las manchas y queramos tratarlas para su eliminación, debemos consultar con un dermatólogo. Para la eliminación de algunas manchas, un dermatólogo puede recomendar el uso combinado de láseres y cremas despigmentantes. Existen tratamientos láser para manchas tipo léntigo y están emergiendo tratamientos también para manchas tipo melasma. En el caso de las cremas despigmentantes, todas contienen un componente que permite reducir la hiperpigmentación.

Durante el tratamiento para la eliminación de las manchas, la AEDV recomienda extremar la protección frente a la exposición solar para evitar la reaparición de las manchas. Por ello, Ladival® Acción Anti-Manchas con Deléntigo® Toque Seco es una buena opción ya que cuenta con:

En conclusión, hay distintos tipos de manchas marrones que pueden aparecer en nuestra piel, algunas son de origen genético y otras se deben a la exposición solar. Es importante controlarlas ya que algunas de ellas pueden evolucionar en un cáncer de piel. La protección de la exposición solar evitará parcialmente la aparición de manchas, pero una vez éstas han aparecido se pueden emplear tratamientos para mitigarlas.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *